CUENTOS Y LEYENDAS



Aquí queridos amigos leerán hermosos cuentos que los zambullirán dentro de un mundo lleno de misterio  e imaginación.




La maleta del hombre muerto [Reflexión] 
Un hombre murió. Al darse cuenta vio que se acercaba Dios y que llevaba una maleta consigo. Y Dios le dijo: 

-Hijo es hora de irnos. El hombre asombrado preguntó: 


-¿Ya? ¿Tan pronto? Tenía muchos planes.... 


-Lo siento pero es el momento de tu partida. 


-¿Que traes en la maleta? 


-preguntó el hombre-. Y Dios le respondió: 


-Tus pertenencias... 


-¿Mis pertenencias? ¿Traes mis cosas, mi ropa, mi dinero? Dios le respondió: 


-Eso nunca te perteneció, eran de la tierra. -¿Traes mis recuerdos? 


-Esos nunca te pertenecieron, eran del tiempo. 


-¿Traes mis talentos? -Esos no te pertenecieron, eran de las circunstancias. 


-¿Traes a mis amigos, a mis familiares? -Lo siento, ellos nunca te pertenecieron, eran del camino. 


-¿Traes a mi mujer y a mis hijos? 


-Ellos nunca te pertenecieron, eran de tu corazón. 


-¿Traes mi cuerpo? 


-Nunca te perteneció, ese era del polvo. 


-Entonces, ¿traes mi alma? 


-No. Esa es mía. Entonces el hombre lleno de miedo, le arrebató a Dios la maleta y al abrirla se dio cuenta que estaba vacía. Con una lágrima de desamparo brotando de sus ojos, el hombre dijo: 


-¿Nunca tuve nada? 


-Así es, cada uno de los momentos que viviste fueron sólo tuyos. La vida es sólo un momento. Un momento sólo tuyo. Por eso, mientras estés a tiempo disfrútalo en su totalidad. Que nada de lo que crees que te pertenece te detenga. Vive el ahora, vive tu vida y no te olvides de ser feliz, es lo único que realmente vale la pena. Las cosas materiales y todo lo demás por lo que luchaste, se quedan aquí. Valora a quienes te valoran, no pierdas el tiempo con alguien que no tiene tiempo para ti.






                  Esta es la historia de una hermosa princesita que vivia muy alegre en un fascinante palacio lleno de todo lo que necesitaba, no le hacia falta nada, hasta que un día caminando sola  por aquellos pasajes largos de su palacio, vio a lo lejos, por una de las ventanas a una pareja de enamorados que caminaban agarrados de la mano entonces le entró una tristeza y a partir de allí sintió una profunda melancolía en su corazón ...
PELIGROS DEL HÁBITO DE FUMAR


El hábito de fumar cigarrillos. El fumar cigarrillos es la causa principal de muertes que se pueden evitar. Como promedio, la gente que fuma muere de 5 a 8 años antes que la que no fuma.
Los que usan tabaco, y las personas que viven con los fumadores, presentan casi todos los casos de cáncer de pulmón. Su riesgo de desarrollar cáncer de la garganta, boca, esófago, páncreas, riñón, vejiga y del cuello del útero es varias veces mayor que entre las personas que no están regularmente expuestas al humo del tabaco. El fumar es la causa principal de enfisema, una enfermedad pulmonar debilitante que destruye lentamente la habilidad de una persona de respirar normalmente.
El humo del tabaco es peligroso para los que no fuman. La exposición al humo, también llamada fumar pasivamente, aumenta los riesgos de los que no fuman de tener los mismos problemas que los fumadores. Una persona que no fuma, que permanezca en una habitación con varios fumadores durante una hora, inhala tantos agentes químicos malos como los que inhalaría si fumase en realidad 10 o más cigarrillos. Un estudio demostró que la tasa de cáncer de pulmón entre las mujeres no fumadoras dependía de la cantidad de cigarros, puros o pipas que fumaban sus esposos.
El fumar afecta a la mujer embarazada y a sus niños por nacer. Las madres que fuman presentan un riesgo mayor de aborto espontáneo y de nacimiento de niños muertos. Los niños de madres que fuman presentan, como promedio, pesos menores al nacer. También presentan infecciones respiratorias más frecuentes, un riesgo mayor de infecciones crónicas de los oídos y de asma, y una función pulmonar menos eficiente. Las investigaciones recientes sugieren una vinculación posible entre el hábito materno de fumar y el trastorno de déficit de la atención (hiperactividad) en los niños. También se sigue investigando la posibilidad de que la exposición al humo de cigarrillos pueda ser un factor en el síndrome de muerte infantil súbita (en inglés, SIDS). Los niños de padres fumadores suelen desarrollar también
                          Desarrollado por Phyllis G. Cooper, R.N., M.N Clinical Reference Systems: Adult Health Advisor





LA LEYENDA DEL CHULLACHAQUI: El duende de la selva
          El Chullachaqui es un enano o un demonio del rainforest cuyo nombre proviene de los términos quechuas para "disímil" (Chulla) y "pie" (Chaqui), esto es “los pies disímiles.” Según la leyenda de Iquitos, este enano del bosque tiene la habilidad para transformarse en cualquier otra persona que él desea para engañar visitantes o las personas locales viviendo en la selva. Él puede aparecer como un miembro de la familia o un amigo, conduciéndoselos hacia caminos equivocados, yendo más profundo y más profundo en la selva y luego dejándolos allí, perdiós. Para un niño, el Chullachaqui muchas veces aparecerá como otro niño u otro compañero de juego. En este disfraz, el Chullachaqui malvado tratará de atraer con engaño al niño en el bosque para ponerse perdido. La única forma para descubrir la identidad verdadera de Chullachaqui es mirar a sus pies, como uno de sus pies es deformado. Consecuentemente, él tratará de esconder sus pies. Estando descubierto, el Chullachaqui escapará en la selva.
           Cuenta la leyenda que en un poblado enclavado en lo profundo de la selva, en horas de la tarde un vecino del lugar decidió ir al campo para ayudar a su padre quien se encontraba realizando la cosecha. Al estar en camino, improvisadamente se le presentó una persona igual a su padre y sin dejarlo avanzar le dijo; "He venido a esperarte, vamos sígueme". El hijo un poco sorprendido obedeció sin decir una sola palabra siguió caminando junto con su inesperado acompañante por un camino bastante ancho pero a medida que iban avanzando el camino se hacía cada vez más angosto. En ese trayecto sorpresivamente se detuvo y le dijo: "hasta aquí te he acompañado, tú te quedas y yo me voy”, y desapareció del lugar, riendo burlonamente. Recién entonces se dio cuenta que se encontraba perdido en un enorme bosque y por más que busco el camino para regresar a su casa no lo encontró. Desesperado ando por el monte llamando con voz en cuello a alguien que pudiera encontrarse cerca para que lo saque del lugar pero nadie respondió. Al darse cuenta sus familiares que no regresaba a casa, salieron en su busca y lo encontraron luego de cuatro días de intenso trajín. Al verlo se dieron con la sorpresa de que el hijo había perdido la razón. Una vez en su casa trataron de curarlo pero en vista de que no recobraba el conocimiento decidieron llevarlo a un curandero para que lo cure del mal que lo quejaba. Si que tuvo suerte, ya que se dice que generalmente quien es engañado por este espantoso duende no volverá a casa jamás.

          Se dice que algunas veces, el Chullachaqui da regalos a los campesinos que trabajan en la selva, también, se roba a los niños para jugar con ellos pero después, los devuelve sin hacerles daño alguno. Este ser también gusta de imitar los sonidos de otros animales, y toca la flauta. Los indígenas los llaman "la madre del bosque", también le tienen respeto y temor. Él, cuida la selva y castiga o premia a los campesinos según no ser descubierto.





La Leyenda de Ichi, el enanito
           Cuenta la leyenda que hace mucho en el callejón de Huaylas, se abrió la tierra y de su interior salió un pequeño ser de brillante cabellera roja y ojos hermosos. Él era llamado "el Ichi".
           Se dice que este pequeño ser, gusta saltar alegremente por las peñas y riscos, pero cuando hacía mucho frio, él se estremecía y se ponía a llorar fuertemente como si fuera un "cerdito". Cuando el sol calentaba otra vez, el Ichi nuevamente empezaba a saltar. Su cabellera roja y siempre se enredaba entre las pencas y las tunas. Durante las noches, el Ichi tocaba su barriga como si fuera un tambor. Éste sonido era tan fuerte que resonaba de cerro en cerro. Por las tardes, soplaba su quena y cuando tenía oportunidad de encontrar a algún campesino recoger leña, él lo asustaba gruñendo sordamente. Aparte de todo esto, el Ichi se divertía mucho cantando bajo la tierra, y sus canciones salían al aire como si fuera agua de algunos puquiales cuando se convierte en nube. Durante los amaneceres celestes, sus tonadas despertaban a los niños dulcemente.

Nadie de la localidad de Qjelle Huanca (donde decidió quedarse el Ichi), jamás vio a este peculiar personaje, pero lo adivinaban en el agua, en los cerros, y bajo la tierra. Todas las noches, esperaban su toque de tambor para dormirse, y se acostumbraron a la melodía de su flauta, que no sabían despertar sin su música.




LAS LOMAS DE LACHAY  (Leyenda huaralina)

Cotoc valiente guerrero atavillo, fue herido en una pierna durante la invasión a la costa central y por escapar de sus enemigos se perdió en el bosque. Los guerreros chancayanos no cesaron en su búsqueda. Entonces Cotoc, al verse descubierto recurrió a la magia de sus antepasados y se convirtió en un pequeño zorro andino. Era un zorrino rengo que a duras penas podía caminar. Estaba débil y hambriento, cuando de pronto, a lo lejos, escuchó ladridos.
El zorro no había reparado que sus enemigos contaban con diestros perros, que fácilmente podían ubicarlo. “Y ahora qué hago”, pensó el herido. No sabia adónde ir, en eso vio a un picaflor que libaba el néctar de las flores y le preguntó: Amiguito picaflor dame un poco de tu sabrosa miel y dime adónde ir para burlar a mis enemigos. - Hacia el río, sigue el sendero derecho y llegarás al río. Dijo el picaflor. El zorrino llegó al río y sin pensarlo dos veces se arrojó al agua. Para poder respirar bajo el agua consiguió una cañita y se dejó llevar por la corriente río abajo.
Al poco rato se cruzó con una simpática trucha. - Señora trucha los rabiosos perros me persiguen podría mirar si todavía están en la orilla. Dijo el zorro. La amigable trucha sacó su cabecilla y vio a los temibles perros negros sin pelos - Sigue tu camino zorrillo que todavía están los furiosos canes buscándote. Le aconsejó la asustada señora trucha.
Al rato el zorro encantado detuvo su viaje y cuando quiso seguir no podía moverse, se había enredado entre plantas acuáticas. Luchó y luchó por salir y más se enredó.
“Ahora sí que me llegó la hora”, pensó con resignación. En eso pasó el señor camarón, que se apiadó del rapaz y con sus afiladas tijeras cortó las plantas. El zorrillo muy agradecido siguió su viaje. Ya se estaba poniendo morado de frío, cuando sacó su cabeza para mirar sí todavía lo perseguían y vio a una rana en un hermoso estanque: Señora rana me podría decir dónde estoy. - Estás en los aposentos de la princesa Rúpac. Contestó la rana muy amable ella. De pronto, aparecieron los criados de la princesa y rápidamente capturaron al débil zorrillo, ya estaban a punto de matarlo cuando de improviso llegó la bella hija del rey.. ¡ Alto¡, ¿ qué pasa aqui?. Preguntó con curiosidad - Un zorro se ha introducido al palacio, debemos eliminarlo mi soberana. Dijo el jefe de guardias. - No sean malos, no ven que el zorrino está temblando de frío y miedo. No le hagan daño. - Llévenlo a la cocina y curen al zorrillo. Ordenó la bondadosa princesa, acariciando la cabecilla del moribundo prisionero. “No hay caso los dioses me protegen”, pensó el zorrillo.
Los curanderos chancayanos que eran expertos en plantas medicinales, le aplicaron paico para curar la herida y llanten para bajar la inflamación Para reanimarlo le dieron de beber jugo de maca. Al día siguiente, la princesa fue a visitarlo - Dime zorrino qué haces tan lejos de tu tierra?. Preguntó la hermosa princesa. El zorro no podía revelar su verdadera identidad, pues sus pueblos estaban en guerra. “De seguro que se espantará al saber que somos enemigos”. Pensó el rapaz. Ah, no puedes hablar, te has quedado mudo, te duele tu patita. dijo la princesa dándole un cálido beso en la frente. Beso que lo tomo por sorpresa. De pronto el zorrillo se convirtió en un hermoso príncipe atavillo y no tuvo más remedio que contar su verdadera historia. - !Ahora soy tu prisionero! Dijo él valiente guerrero. Rúpac que se había enamorado del apuesto príncipe, prometió hablar con su padre. Así lo hizo. Como el rey de los chancayanos, quería mucho a su hija consintió que se casara con el hijo de su enemigo.
Entonces prepararon la boda. Los indios atavillos trajeron de la serranía alimentos típicos de su tierra. Como los sabrosos cuyes, chicha de jora, oca, papas, charqui de llama y prepararon la más grande y deliciosa pachamanca en honor de los novios. Los cocineros chancayanos prepararon los más deliciosos potajes basándose en frescos pescados y mariscos. Las mujeres, llamadas kuchimilcos prepararon un delicioso cebiche, cociendo el pescado con jugo ácido del tumbo - los chancayanos fueron los creadores del famoso cebiche, que ahora es considerado el plato nacional del Perú-
Los enamorados príncipes se casaron con sus mejores vestidos. El novio lucia fina ropa de lana de vicuña, la novia vestía con hermosas telas de algodón. La fiesta fue inolvidable.
Los dioses de la ecología como regalo de bodas crearon un paraíso natural en medio del desierto. Ubicado al norte de Huaral, en el lugar conocido como: Las Lomas de Lachay, que significa: donde vive la naturaleza. Para mantenerlo siempre verde, cubrieron las lomas con una eterna neblina mágica. Los dioses crearon plantas e insectos nunca vistos por los humanos. En el centro de la loma surgió un hermoso puquial de aguas cristalinas, para refrescar a los príncipes.
Al día siguiente, los dichosos novios fueron a pasar su luna de miel a las Lomas de Lachay, donde en medio del singular oasis vivieron muy felices. Desde entonces los pueblos de la costa y la sierra de la provincia de Huaral viven en paz y armonia.

Resultado de imagen para lomas de lachay leyenda